Los desechos del helicóptero en el que se encontraban Kobe Bryant, su hija y otras siete personas, no muestran evidencia visible de una falla mecánica, informó el viernes la Junta Nacional de Seguridad del Transporte.
Bryant murió el 26 de enero, cuando el helicóptero que lo llevaba junto con su hija de 13 años, Gianna, y las otras siete personas se estrelló contra una colina en la ciudad de Calabasas, California. Los pasajeros se dirigían a un torneo de baloncesto juvenil en la Mamba Sports Academy, un club dirigido por el legendario jugador de baloncesto.

Un testigo le dijo a NTSB que el helicóptero volaba de un lado a otro en la niebla antes de estrellarse en la ladera. Esta persona también dijo que vio el helicóptero unos segundos antes del impacto. El informe final puede demorar al menos un año.

El tablero del helicóptero fue destruido después del impacto y la mayoría de los artefactos se salieron de su lugar, según la investigación de NTSB. Los controles de vuelo estaban rotos y dañados por el fuego.

Después de verificar que se cortó una rama de árbol en el sitio, los investigadores sospechan que los motores estaban funcionando y que los rotores giraban en la parada.

Los restos del helicóptero, en Calabasas (Foto: AP).
Los restos del helicóptero, en Calabasas (Foto: AP).

El reporte dado a conocer el viernes fue meramente informativo y no reveló hallazgos sobre lo que causó el accidente. Las muertes de las víctimas fueron atribuidas a fuertes traumatismos, según la oficina forense del condado de Los Angeles.

Unete a nuestra lista de correo

Recibe noticias y promociones!

Email field is required to subscribe..

Get Widget