Inicio Internacionales Ola de terrorismo en Israel desafía una narrativa simple

Ola de terrorismo en Israel desafía una narrativa simple

18
0
Ola de terrorismo en Israel desafía una narrativa simple
0
(0)

TEL AVIV — El actual aumento de los ataques terroristas en Israel ha sido enmarcado por partidos palestinos y grupos militantes como una consecuencia lógica del afianzamiento de la ocupación de Cisjordania por parte de Israel durante 55 años, del control de Israel sobre sitios religiosos sensibles en Jerusalén y de el compromiso cada vez menor de algunos líderes árabes clave con la creación de un estado palestino.

Sin embargo, los diversos antecedentes de los atacantes han dejado a los analistas y funcionarios palestinos e israelíes inseguros sobre la relación entre los ataques, las motivaciones de los atacantes y el momento de sus ataques.

En la ola de violencia más mortífera desde 2016, se han producido cuatro ataques en cuatro ciudades israelíes desde el 22 de marzo, en los que participaron cinco asaltantes árabes que mataron a 14 personas, incluidos dos policías árabes y dos ucranianos. Pero más allá de sus desenlaces letales, los cuatro episodios no encajan fácilmente dentro de una narración simple.

Los dos ataques más recientes, en Tel Aviv y Bnei Brak, fueron llevados a cabo por palestinos de Cisjordania ocupada. Aunque elogiados por varios movimientos palestinos, ningún grupo se ha atribuido formalmente la responsabilidad por ellos.

Los dos ataques anteriores fueron llevados a cabo por tres miembros de la minoría árabe de Israel que tenían conocidas simpatías por el Estado Islámico, el grupo extremista que no tiene vínculos con el movimiento nacional palestino y que se atribuyó la responsabilidad, quizás de manera oportunista, de un incidente pero no del otro. .

Si bien el resultado letal del primer ataque, el 22 de marzo, puede haber inspirado a los demás a hacer lo mismo, un alto oficial militar israelí dijo que actualmente no había evidencia de que alguno de ellos fuera planeado por un grupo palestino importante, y mucho menos por el mismo. red. Los analistas también notaron que los atacantes en los dos primeros incidentes no tenían conexión ideológica con los dos últimos.

“Honestamente, no creo que sean lo mismo en absoluto”, dijo Bashaer Fahoum-Jayousi, presidenta de la junta de Abraham Initiatives, un grupo no gubernamental que promueve la igualdad entre los ciudadanos judíos y palestinos de Israel. “Hay enormes diferencias entre los perfiles de estas personas”.

A través de su apoyo a un califato panárabe, dijo la Sra. Fahoum-Jayousi, tres atacantes se diferenciaron no solo de la causa palestina, sino también de las quejas de la minoría árabe de Israel. Aproximadamente el 20 por ciento de la población israelí es árabe, la mayoría descendiente de palestinos que permanecieron en Israel después de su fundación en 1948 y que aún buscan más derechos y reconocimiento dentro del estado judío.

Por el contrario, los motivos de los dos palestinos de Cisjordania “tienen más que ver con la ocupación y las injusticias por las que están pasando, no que eso justifique nada”, dijo la Sra. Fahoum-Jayousi, ciudadana palestina de Israel.

“¿Pero por qué ahora?” ella añadió. «¿Qué ha cambiado exactamente en este momento?»

Para algunos, el momento de la violencia no es una sorpresa, e incluso se predijo hace mucho tiempo.

El próximo fin de semana, las festividades religiosas de Pesaj, Ramadán y Semana Santa se superpondrán en una rara convergencia que llevará a un número inusualmente elevado de fieles judíos, musulmanes y cristianos a la Ciudad Vieja de Jerusalén. Eso aumenta el riesgo de enfrentamientos entre musulmanes y judíos, y aumenta el resentimiento palestino de larga data sobre las restricciones de acceso y control de la mezquita de Aqsa en Jerusalén.

Pero si bien ha habido enfrentamientos en los últimos días alrededor de la Ciudad Vieja, las tensiones allí son más bajas que el año pasado. Israel ha permitido que más palestinos de Cisjordania asistan a las oraciones en Jerusalén que en 2021. Y la Corte Suprema de Israel pospuso el desalojo de decenas de residentes palestinos en Sheikh Jarrah, Jerusalén Este, cuya situación contribuyó a los disturbios del Ramadán el año pasado.

En los últimos meses, el gobierno israelí ha tratado de aliviar las tensiones económicas y sociales en los territorios ocupados otorgando permisos de trabajo israelíes a decenas de miles de palestinos; otorgando estatus legal a miles de palestinos de Cisjordania que antes vivían en un limbo legal; y al prestar $156 millones a la Autoridad Palestina, que administra aproximadamente el 40 por ciento de Cisjordania.

Si bien grupos como Hamas, el movimiento islamista militante con sede en Gaza, han publicado varias declaraciones recientes incitando contra Israel y elogiando la ola de terrorismo, los funcionarios israelíes no creen que el grupo esté tratando actualmente de organizar sus propias operaciones, según altos militares israelíes. oficial, hablando bajo condición de anonimato para cumplir con el protocolo militar israelí.

Dado este contexto, el momento específico de la violencia ha dejado perplejos a los analistas experimentados, incluso si están de acuerdo en que la inestabilidad inherente de la vida en Israel, Cisjordania y Gaza siempre hace posible la violencia.

Cualquiera que “ha identificado un patrón o una razón para explicar ‘por qué ahora’ y ‘por qué de esta manera’ está simplemente alucinando”, dijo Ehud Yaari, un destacado analista israelí de asuntos palestinos. “El elemento más importante es cuán aleatorio es”, agregó.

Pero para muchos palestinos, las razones estructurales detrás de la violencia son obvias, incluso si estos ataques específicos y sus perpetradores carecen de una narrativa unificadora clara.

Aunque las recientes concesiones parciales de Israel a los palestinos han mejorado la vida en pequeñas formas, la aspiración palestina más fundamental, un estado soberano, sigue siendo remota. El primer ministro israelí, Naftali Bennett, se opone a la soberanía palestina y ha descartado negociaciones de paz durante su mandato.

El gobierno del Sr. Bennett ha anunciado que construirá miles de nuevos edificios dentro de los asentamientos israelíes en Cisjordania, afianzando la ocupación del territorio por parte de Israel durante 55 años. Todavía mantiene un sistema legal de dos niveles allí, uno para los palestinos y otro para los setters israelíes, y aún restringe el movimiento palestino dentro de partes de él. Con Egipto, Israel también sigue aplicando un bloqueo en la Franja de Gaza.

“Para los israelíes, la ocupación es invisible”, dijo Nour Odeh, analista política palestina y ex vocera de la Autoridad Palestina. Pero para los palestinos, “es un callejón sin salida por donde se mire”, dijo.

“Por supuesto, los palestinos agradecerán mejoras en sus niveles de vida”, agregó la Sra. Odeh. “Pero no van a olvidar que están ocupados”.

Una cumbre reciente en el desierto de Negev entre cuatro ministros de Relaciones Exteriores árabes y sus homólogos israelíes y estadounidenses también exacerbó un sentimiento de desesperanza entre muchos palestinos.

La reunión fue la primera reunión diplomática de tantos dignatarios árabes en suelo israelí y se llevó a cabo cerca de la tumba de David Ben-Gurion, el primer primer ministro de Israel. También estaba cerca de la tierra central de una disputa territorial continua entre las familias beduinas y el estado israelí, un caso que, para los jóvenes palestinos, se ha convertido en un emblema de su situación más amplia.

Para muchos palestinos, esta combinación de factores convirtió la reunión en un escenario de “absoluta humillación”, dijo la Sra. Odeh. “No creo que nadie en Palestina no haya visto esas imágenes y se haya enojado”.

Además, una pequeña minoría de jóvenes palestinos puede recurrir cada vez más a la violencia debido a su creciente ira contra el liderazgo palestino, dijeron los analistas.

Inicialmente visto como el gobierno de un estado en espera, la Autoridad Palestina ahora es considerada por la mayoría de los palestinos, según sugieren las encuestas, como sinónimo de corrupción.

El presidente de la autoridad, Mahmoud Abbas, es visto como cada vez más autocrático. Canceló las elecciones palestinas en marzo pasado, nominalmente porque Israel no permitiría que los palestinos votaran en Jerusalén, pero también porque, en privado, temía perder, según personas familiarizadas con su pensamiento.

“La gran mayoría de la generación más joven ha perdido la confianza en todas las instituciones palestinas”, dijo el analista Yaari.

Los jóvenes palestinos ven “que la lucha nacional palestina no va a ninguna parte y que está dirigida por gente en la que no confían”, añadió. “Así que algunos de ellos, no demasiados, pero algunos de ellos, deciden tomar un arma y hacer algo con ella”.

Las fallas de los servicios de inteligencia israelíes también pueden haber influido en los dos ataques de ciudadanos israelíes, dijo Yaari. Dos de los tres árabes israelíes habían sido encarcelados por sus conexiones con el Estado Islámico, pero después de su liberación, dijo, las autoridades “realmente no los monitorearon ni mantuvieron la vigilancia”.

De manera comparable, las fallas de la Autoridad Palestina también pueden haber permitido que los dos palestinos de Cisjordania se prepararan para sus ataques sin ser detectados. Ambos hombres eran del área de Jenin en el norte de Cisjordania, una región que nominalmente está administrada por la autoridad, pero que las fuerzas de seguridad de la autoridad han luchado por controlar en los últimos meses, dijo el alto oficial israelí. El ejército israelí allanó Jenin el sábado, apuntando a personas sospechosas de nuevas actividades terroristas y también para medir la casa de la familia de un atacante de Tel Aviv antes de su posible demolición, dijo el ejército.

La historia reciente de Jenin también proporciona un terreno particularmente fértil para el resentimiento palestino, dijo la Sra. Odeh.

El atacante que mató a tres israelíes esta semana en Tel Aviv era del campo de refugiados de Jenin. Tenía 8 años cuando las tropas israelíes, que luchaban contra los militantes en el campamento en 2002, destruyeron cientos de edificios allí.

“Este es un niño que abrió los ojos a Yenín en 2002”, dijo la Sra. Odeh, “y a la destrucción total del campamento”.

jonathan rosen contribuyó con reportajes desde Jerusalén.

Este artículo puede estar sujeto a derechos de autor publicado en nuestro sitio por terceros Fuente

Rellene el formulario para recibir las noticias por WhatsApp
 
Le enviaremos las últimas noticias de forma exclusiva directamente a su teléfono celular
 
Ejemplo: 099 123 456 - Del exterior: +1 123 456

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Artículo anteriorMás inflación y menor crecimiento opacan expectativas económicas para Centroamérica en 2022
Artículo siguienteEEUU reduce personal diplomático en Shanghái por brote de COVID-19

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.