Ola polar: cómo deben cuidarse los pacientes cardíacos

327

Las temperaturas extremas, ya sea de mucho frío o mucho calor, tienen severas consecuencias para la salud. Mas aún en personas que presentan alguna enfermedad cardíaca, hipertensión o diabetes.

En estos días, los pacientes cardíacos deben cuidarse un poco más y evitar la exposición al frío. Por eso, es fundamental que todos se encuentren vacunados contra la gripe y el neumococo. No hay que perder de vista que la vacunación es una de las medidas de prevención más efectivas contra las complicaciones que pueden traer las bajas temperaturas

En pacientes cardíacos, . No hay que perder de vista que un paciente con enfermedad cardíaca previa tiene más riesgo de morbilidad y mortalidad causada por la gripe.

También te puede interesar  Tragedia: murió un auxiliar tras ser arrollado por un auto fuera de control

La vasoconstricción que produce el frío hace que los vasos sanguíneos se estrechen lo que puede ocasionar un aumento de la presión arterial, sobre todo en los adultos mayores. Por eso, es fundamental, sobre todo en los pacientes hipertensos, continuar con las medidas y recomendaciones efectuadas por el médico y no abandonar la medicación indicada por el profesional.

Recomendaciones

· Mientras continúen las temperaturas bajas, evitar salir a la calle sin estar lo suficientemente abrigados.

· Mantener una alimentación sana y equilibrada.

· Continuar con la actividad física a pesar de las bajas temperaturas, evitando siempre las horas donde la temperatura es más baja.

También te puede interesar  El MPP quiere triunfar en octubre para impedir la parálisis y la crisis

· Vacunarse contra la gripe.

· Tener una calefacción cuidada. Ventilar adecuadamente los ambientes, evitar la utilización de braseros en ambientes cerrados y la calefacción con el horno a gas. De este modo, se podrán prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono.

· Mantener ciertos hábitos de higiene; como lavarse las manos con agua y jabón, y taparse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al estornudar o toser, para evitar el contagio de la gripe y otras enfermedades respiratorias.