Inicio Crisis en Ucrania Para los ucranianos forzados a entrar en Rusia, salir puede ser difícil

Para los ucranianos forzados a entrar en Rusia, salir puede ser difícil

103
Tu colaboración económica es importante para seguir avanzando. DONAR LO QUE PUEDAS



Para los ucranianos forzados a entrar en Rusia, salir puede ser difícil

A medida que los evacuados de Mariupol y otras ciudades ucranianas ocupadas se abren paso a través de Rusia hacia terceros países, comienzan a contar historias de sus angustiosos viajes y del trato mixto a manos de las autoridades rusas.

Vlad Shorohov, de 25 años, es un antiguo residente de Mariupol. Ex reportero y gerente de un restaurante, pudo escapar de la ciudad devastada por la artillería al evacuar a través de Rusia a Finlandia, donde actualmente trabaja en la construcción.

Shorohov salió de Mariupol el 20 de marzo con su madre, abuela, una sobrina y otros miembros de la familia y vecinos después de pasar tres semanas en el sótano helado de un edificio de gran altura no lejos de la acería de Azovstal. En ese momento estaban sin comida, agua o electricidad.

Las nueve personas del grupo de Shorohov abandonaron su refugio después de una noche de fuertes bombardeos por parte de las fuerzas rusas. Recordó enterarse de una evacuación organizada por los rusos de un transeúnte. Se dirigieron al lugar de reunión, donde el ejército ruso les indicó que caminaran en fila india hasta un puesto de control a siete kilómetros de distancia.

“Nos quedamos allí al aire libre y bajo fuego durante nueve horas. Nadie controlaba la cola”, dijo a la VOA. “Miraron los pasaportes y dijeron: ‘Aquí está su autobús; lo llevará a Novoazovsk’”, dijo. ciudad en el territorio ocupado del oblast de Donetsk justo dentro de la frontera con Rusia.

Al grupo, a diferencia de otros, se le permitió permanecer unido de camino al pueblo de Oleksandrivske, donde los miembros se instalaron en un edificio escolar. Desde allí, se dirigieron a la aldea de Siedovo para reunirse con familiares, pero los detuvieron en un puesto de control y les dijeron que regresaran a Oleksandrivske para esperar el llamado procedimiento de “filtración”.

Denis Kochubey, portavoz del Ayuntamiento de Mariupol, dijo a la VOA que el consejo ha recibido numerosos informes de personas que han pasado por filtraciones en el territorio ocupado de Ucrania y en la frontera con Rusia. Dijo que algunos ucranianos han sido seleccionados para una «filtración profunda», un proceso que implica largos interrogatorios y, a menudo, palizas. El procedimiento se utiliza principalmente contra los hombres, especialmente los que habían servido en las fuerzas armadas.

«Si una persona incluso tiene un tatuaje, algunos símbolos ucranianos, incluso una camiseta amarilla y azul, algo de literatura en el idioma ucraniano, dijo descuidadamente la palabra en ucraniano, esta puede ser una razón para filtrar mucho», dijo Kochubey.

Otras Noticias
Australia presiona a China para que Rusia ponga fin a la guerra en Ucrania

En el caso del grupo de Shorohov, apartaron a un hombre en el puesto de control en las afueras de Siedovo, donde lo interrogaron durante dos horas y le robaron más de la mitad de su dinero en efectivo. Pero en lugar de regresar a Oleksandrivske, luego se dirigieron a la frontera rusa, donde les dijeron a los guardias fronterizos que ya habían sido filtrados y que podían pasar.

Su tiempo en Rusia fue menos agitado. Llegaron a la ciudad sureña de Taganrog, pasaron una noche en casa de un amigo y luego viajaron en tren y taxi hasta la frontera con Finlandia. Shorohov fue sometido a un intenso interrogatorio en el lado ruso del cruce fronterizo, que incluyó la verificación de los datos de su teléfono y duró más de seis horas. Aún así, se le permitió irse.

Otra residente de Mariupol, Kateryna Vovk, que abandonó la ciudad un día antes de Shorohov con su esposo y un niño de 3 años, contó una historia similar. Se les estaba acabando la comida; no tenían agua limpia y no podían encontrar un paso seguro fuera de la ciudad. Se enteraron de la evacuación rusa por un vecino y llegaron al pueblo de Nikolske, que estaba ocupado por las fuerzas rusas. Allí, la familia pasó una noche en el gimnasio de una escuela durmiendo en sillas. Había poca comida. Al día siguiente llegaron ocho autobuses.

«Los conductores eran militares rusos. Alrededor de 600 a 800 personas intentaron irse. Naturalmente, no todos cabían y comenzó una estampida. Los conductores dijeron que no se llevarían a los hombres. Casi de rodillas, convencí a los militares. para llevarnos a todos en el autobús», dijo Vovk a la VOA.

Ellos también fueron llevados a Taganrog, la ciudad con el campamento más grande para ucranianos. Después de filtrar, que en su caso se limitó al interrogatorio, la familia fue enviada a un gran gimnasio escolar tan lleno de gente que Vovk dice que tuvo un ataque de pánico.

La familia salió de Taganrog lo antes posible, tomó el primer tren y llegó después de unas 24 horas al Óblast de Vladimir, al este de Moscú. Allí, fueron trasladados a un hotel en la ciudad de Kovrov por voluntarios locales que, recordó, fueron amables, respetuosos y bien organizados.

“Luego vinieron personas del comité de investigación que tomaron nuestros testimonios. Dijeron que seríamos la parte herida en un crimen de guerra por parte de Ucrania”, dijo.

Vovk recordó que los voluntarios también los ayudaron a salir de Rusia. Al igual que en el caso de Shorohov, a su familia le resultó más difícil salir de Rusia que entrar, pero al final se les permitió cruzar a Estonia.

Otras Noticias
Estados Unidos acusa a Rusia de deportar a la fuerza a ucranianos

«En la frontera, los funcionarios de aduanas rusos se comportaron terriblemente. Interrogaron a los hombres en una habitación separada durante cuatro horas, revisaron sus teléfonos, leyeron su correspondencia, los desnudaron hasta quedar en calzoncillos, examinaron sus tatuajes», dijo.

En marzo, Ucrania cerró su embajada y consulados en Rusia. Al mismo tiempo, más de un millón de ciudadanos ucranianos cruzaron la frontera con Rusia, según la agencia de la ONU para los refugiados. ACNUR enumera a más de 1,5 millones de refugiados ucranianos en Rusia en su portal actualizado regularmente.

Un portavoz de ACNUR explicó a la VOA que la organización no distingue entre los ucranianos que llegaron a Rusia voluntariamente o no. «Conocemos informes de deportaciones forzadas, pero no tenemos los medios para verificar tales informes», dijo.

Los medios rusos dicen que más de 2,1 millones de personas han llegado a Rusia desde Ucrania, incluidos los territorios temporalmente ocupados. Las autoridades rusas los caracterizan como refugiados y dicen que han recibido asistencia material valorada en unos 72 millones de dólares.

Las autoridades ucranianas consideran a esas personas deportadas o expulsadas por la fuerza. Iryna Vereshchuk, viceprimera ministra para la reintegración de los territorios temporalmente ocupados, dijo a los medios ucranianos que 1,2 millones de ucranianos, incluidos 240.000 niños, han sido deportados a la fuerza a Rusia desde el comienzo de la guerra.

Desde el 24 de febrero, las fuerzas rusas han interrumpido la mitad de los corredores humanitarios organizados por las autoridades ucranianas, dijo en una sesión informativa.

A muchos les resulta difícil salir de Rusia porque carecen de documentos y dinero o son trasladados a partes remotas del país, dijo Oleksandra Matviychuk, abogada ucraniana de derechos humanos y directora del Centro para las Libertades Civiles.

«En un caso, una familia fue llevada a Vladivostok. La esposa estaba embarazada y el esposo no tenía documentos. No querían que su hijo naciera en Rusia y recibiera documentos rusos», dijo a la VOA.

El Comité Internacional de la Cruz Roja tiene una oficina en Moscú que, dijeron en un correo electrónico a la VOA, «está apoyando el trabajo de la Cruz Roja Rusa, incluido un programa para brindar asistencia en efectivo a las personas que tuvieron que abandonar sus hogares como resultado del conflicto».

Pero muchos ucranianos tuvieron que huir de sus hogares con poca antelación sin sus documentos. Para ellos, reemplazar los documentos perdidos podría ser la tarea más desafiante, dijeron Matviychuk y los voluntarios rusos que hablaron con VOA.

Según un voluntario en San Petersburgo, a quien la VOA no nombra por razones de seguridad, las organizaciones de voluntarios rusos brindan asistencia práctica y en efectivo a los ciudadanos ucranianos que buscan salir del país, incluido el pago de la estadía de una noche y los boletos de tren o autobús.

Otras Noticias
Líder ucraniano advierte sobre acción rusa antes del aniversario de la independencia

«No es difícil salir [Russia] si tienes documentos”, dijo. “Pero es imposible irse con las copias de los documentos” o con la documentación electrónica, que es común en Ucrania. Se vuelve aún más desafiante para las familias con recién nacidos, que podrían no tener ningún documento, explicó.

En estos casos y otros similares, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania recomienda ponerse en contacto con las embajadas de Ucrania en los países cercanos o con la línea directa del Departamento de Servicios Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores para obtener ayuda.

“Cuando no hay nada en absoluto, se captura el territorio y no hay acceso a sus documentos y varios sistemas, también impone dificultades para ayudar a estas personas”, dijo Oleg Nikolenko, un portavoz de MFA.

Dijo que el gobierno ucraniano está haciendo lo que puede para ayudar. Además, Kyiv espera asistencia internacional.

“Se está considerando la posibilidad de involucrar a un tercer país, que podría, por ejemplo, ayudar con los servicios consulares”, dijo.

Nikolenko dijo que desde el comienzo de la guerra a gran escala, varios cientos de ciudadanos ucranianos se han puesto en contacto con los consulados ucranianos para pedir ayuda.

No todos los ucranianos quieren irse de Rusia, según Matviychuk, voluntarios y autoridades ucranianas. De nueve personas en el grupo de Shorohov, cuatro se quedaron en Rusia. Algunos ucranianos se reúnen con sus familiares en Rusia, encontrando empleo y alojamiento razonable. Otros, dijo Matviychuk, no van a ninguna parte debido al trauma emocional que experimentaron.

«Estuvieron en refugios antibombas durante varias semanas bajo el bombardeo ruso, sin comida, agua ni electricidad. Perdieron a sus familiares o seres queridos. Se encontraron en un país agresor, sin saber qué debían hacer. Me temo que muchas personas tienen ninguna voluntad interna para luchar y escapar de estas circunstancias», dijo Matviychuk.

Parte de la información para este informe provino de la TSN ucraniana y la agencia rusa Tass.

Tu colaboración económica es importante para seguir avanzando. DONAR LO QUE PUEDAS


Hola,
Encantados de conocerte.

Lo invitamos a registrarse para ser parte de nuestra comunidad y recibir noticias matutinas y notas clave del día por correo electrónico.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.