Diego Bianco trabajaba en la región de Lombardía donde hay más de 11 mil casos. Dio su vida por los enfermos y será recordado como un héroe.

Diego Bianco, paramédico italiano de 47 años, fue diagnosticado con COVID-19 tras trabajar en el servicio de ambulancia de emergencia en Lombardía, donde más de 1.200 personas murieron por el virus.

Tras mostrar los síntomas del virus por siete días, finalmente falleció, según informaron medios italianos.
Después de su diagnóstico, su centro de operaciones de servicios de emergencia fue desinfectado, y algunos de sus colegas recibieron instrucciones de autoaislarse tras experimentar síntomas asociados con el coronavirus.
Según el periódico italiano Corriere della Sera, los compañeros de trabajo de Diego afirmaron que estaba médicamente bien antes de su muerte y dijeron que su ocupación requería que su salud fuera “constantemente monitoreada”.

Su colega Davide Brescancin ha suplicado a las autoridades que protejan a los paramédicos ya que están expuestos al COVID-19 constantemente durante sus turnos.

Compartir en Fevalike