Peñarol goleó y forzó una final a puro fútbol

0
24
loading...

Foto: Ariel Colmegna

PRIMER TIEMPO.

No había pasado un minuto de juego y ya Peñarol vencía a Racing 1-0 con golazo de Diego Rossi. Desborde de Estoyanoff por la izquierda centro rasante al área, resbalón de Lacoste cuando quiso rechazar, ‘Maxi’ Rodríguez dejó pasar la pelota entre sus piernas, y por derecha, Rossi sacó un tir potente y alto que venció las manos de Long para abrir el marcador.

El primer tiempo fue todo aurinegro. Racing no llegó, y cuando fue a buscar el empate en un tiro de esquina, quedó desequilibrado. Peñarol salió a toda velocidad desde su área y con Rossi a la cabeza llegó al segundo gol. El juvenil desbordó y le cedió la pelota al ‘Lolo’ que definió ante la salida del arquero rival y puso el 2-0 a los 9′ de juego.

El aurinegro mantuvo el ritmo y el control del juego, pero ya no llegó tanto. De todas maneras, las chances que se generaron en los primeros 45′ fueron de Peñarol que si no aumentó fue por las buenas contenciones de Long.

Con buen trato de pelota, con gran labor de Gargano y con dos volantes bien abiertos y veloces como Estoyanoff y Rossi, fue muy superior al albiverde que no tuvo ni tiempo de pararse en el partido.

SEGUNDO TIEMPO.

El complemento fue más de lo mismo. Peñarol jugado al ataque a toda velocidad ante un Racing inexpresivo. Otra gran jugada de Rossi terminó con pelota en el punto penal y gol de ‘Maxi’ Rodríguez cuando se jugaban solo dos minutos.

El 3-0 marcaba la diferencia en cancha. Cada pelota al área albiverde, llevaba peligro de gol, y hacía tambalear el arco de Long que se lució con varias tapadas.

Peñarol admistró más las energías, hizo correr la pelota de un lado a otro y Ramos también movió el banco para rotar a sus jugadores. Sacó a Formiliano que ya tenía tarjeta amarilla, y también le dio más descanso a Estoyanoff y Gargano, de los de mayor trajín en el Clausura.

Con el partido dominado y controlado, sus hinchas festejaban en la tribuna cada gol que se anunciaba en las otras canchas. El Campeón del Siglo fue una fiesta de principio a fin, y terminó con una frutilla de la torta que puso el ‘Cebolla’ Rodríguez en el cierre, cuando marcó el 4-0 tras una nueva corrida y habilitación de Diego Rossi, a la postre, la mejor figura del campo de juego.

Peñarol logró todos sus objetivos: ganó el Clausura, venció a Racing y forzó una final para definir el ganador de la Anual. Mejor, imposible.

OVACION

loading...

Dejar respuesta



Please enter your comment!
Please enter your name here