Pizarnik, un aborto en París y la Ley Veil en Francia

182

La nueva edición de sus diarios, con 600 páginas más, testimonia la sordidez de la práctica clandestina en 1963.

“Sí, estoy encinta. De pronto, la idea de no reaccionar con miedos y llantos. Hacer lo que se necesita hacer con extrema seguridad y lucidez”. La entrada corresponde al 22 de septiembre de 1963, mientras Alejandra Pizarnik vive en París, y figura en la edición definitiva de sus diarios. Publicada hace dos años en España, la nueva versión, al cuidado de Ana Becciú, devuelve nada menos que 600 páginas al libro original expurgado por Miriam, hermana y albacea de la poeta. Y está claro que el relato del aborto, con todo lo escabroso de la circunstancia clandestina, no había sido incluido hasta ahora.

“Martes 24 de septiembre;

8.50h Telefoneo al Dr. X. Teléfono ocupado. Repito la llamada cada diez minutos con el mismo resultado. A las 13 hs una voz salida de un magnetófono me indica llamar en la semana próxima. Telefoneo a A. K. No está. Vuelvo a llamarla hasta las 14 h. Telefoneo al Dr. Z. No está. Lo llamo cada media hora. A las 16.30 responde citándome para las 17.30 h. No encuentro sangre para el simulacro. Al final hundo en mi pierna el puñal japonés y obtengo.”

También te puede interesar  Más problemas para Shakira: suspendió los primeros cinco conciertos desu gira europea

Ese mismo sábado, la orden a sí misma está cumplida. Pizarnik, que no tiene pareja ni un trabajo satisfactorio, conseguirá dónde resolver el problema. Escribe el 28 de septiembre: “Y las voces lloran o se lamentan con un gran miedo antiguo, ya conocido por semejanzas increídas, la mañana se abre como un canto, te hieren, tiran de tí, te atenazan, tiran de ti, en plena noche de creación arrancan de ti, con las piernas abiertas piensas en árboles, en colores puros”. Hoy no parece posible imaginar la decisión de un aborto sin anestesia, decidido “para sentir el dolor en su calidad pura, temblando las piernas que sin embargo quisieran cerrarse, tiran de ti, un claro en lo espeso, en lo especioso de una oscuridad de formas movedizas”. Quizá lo fuera o tal vez el dolor fuese el precio punitivo en la forma más silvestre de la práctica médica, a la que podía acceder una joven inmigrante sudamericana. El domingo no hay registro pero debió de ser una pesadilla ginecológica porque el lunes 30, la entrada está fechada en el Hospital de la Ciudad Universitaria: “Lloré todo el día Lloré por mí. Ahora comprendo por qué no lloré hasta hoy.”

También te puede interesar  Por falta de control municipal, el vertedero se incendió y puso enriesgo a vecinos

El 3 de octubre, más compuesta, puede empezar a pensar: “Puesto que he sufrido debiera comprender mejor, no caer en los errores u horrores antiguos, etc. Pero no sé qué me obliga a incluir un aborto entre las grandes experiencias del dolor. Fue un dolor físico espantoso, de acuerdo, pero ¿por qué me habrá de traer la sabiduría? No. Sabiduría, no. Lucidez. O al menos prudencia. Entiendo por ello cierta receptividad de mis propios sufrimientos; saber que sufro por culpa mía —¿por culpa mía? Este suceso o itinerario de un mes y medio. Sus etapas: haberme acostado con C. en perfecto estado de ebriedad. Haber esperado un mes y medio con el horror insoslayable de mi presentido embarazo (lo presentí en cuanto se me pasó la borrachera). Haber sabido que estoy encinta. Haber solucionado este estado increíble (buscado cómo solucionarlo y no obstante no creyendo, no obstante haber esperado un milagro). Haber buscado y haber encontrado la manera más sórdida, la más dolorosa. Y todo ello sola, absolutamente sola”. Es notable y digno de compasión ver hasta qué punto Pizarnik interpreta como elección autoinfligida un espanto que, en rigor, pertenece a la circunstancia irregular de la práctica, que cambia por completo de matiz si se realiza a la luz pública.

También te puede interesar  Fiscal de Rivera investigará desde cuándo la niña Valentina era abusada

Los medios siempre han jugado un papel decisivo en los consensos sobre la salud reproductiva. En abril de 1971 Le Nouvel Observateur publica el corrosivo y famoso “Manifiesto de las 343”: son mujeres que confiesan haber abortado y exigen la despenalización. Entre ellas hay nombres de heroínas culturales, Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Françoise Sagan y Violette Leduc, y del ámbito del cine Agnès Varda, Jeanne Moreau y Delphine Seyrig. Una máscara pública cae a pedazos con la llamada solicitada de las “343 putas”; es el comienzo de una campaña pública.

Pocos años después, el 26 noviembre 1974, la ministra de Sanidad Simone Veil, sobreviviente del Holocausto y una personalidad del siglo XX, sube al estrado en el Parlamento “para compartir una convicción de mujer” disculpándose “ante una Asamblea compuesta casi exclusivamente de varones”, y comienza su alegato. Después de tres días de debates, bajos gritos de “asesinato” y “monstruos” y del lema “Francia construirá ataúdes en lugar de cunas”, la Asamblea Nacional aprueba lo que aún hoy se conoce como Ley Veil. Se la considera uno de los aportes indudables del gobierno -por lo demás antipático- de Giscard d’ Estaing.

Pizarnik no llegó a conocerla.