Escribe Mauro Ozuna Ulibarri

Muchas veces o en la mayoría, nos acordamos de DIOS cuando estamos en situaciones difíciles, los que creemos que existe un ser supremo, para otros que no creen, recurren a otras prácticas y tendencias religiosas que se respeta. De pronto, no seré el más indicado para realizar algunos análisis que están bien claros en la biblia y que muchas veces ignoramos y no le damos la importancia por tener otras prioridades, y dejamos en segundo plano el manual de la vida que es la biblia.

Por ejemplo en Mateo 24. 6-8 leemos lo siguiente Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.

El problema no es los escasos alimentos sino la mala distribución de las riquezas. Siguiendo y analizando otro principio bíblico que lo encontramos en 2da de Corintios 8:15 como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos. Este pasaje se puede explicar de la siguiente manera:

La riqueza no es pecado, ahora bien, mal habida sí lo es. La riqueza propia basada en el hambre ajeno, es una de las bajezas más grandes a la que un ser humano puede llegar. Quizás por esto el Apóstol Santiago dejara registrado el siguiente pasaje bíblico.

Santiago 5:1-6 ¡Oíd ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que vienen sobre vosotros.  Vuestras riquezas se han podrido y vuestras ropas están comidas de polilla.  Vuestro oro y vuestra plata se han enmohecido, su moho será un testigo contra vosotros y consumirá vuestra carne como fuego. Es en los últimos días que habéis acumulado tesoros.    Mirad, el jornal de los obreros que han segado vuestros campos y que ha sido retenido por vosotros, clama contra vosotros; y el clamor de los segadores ha llegado a los oídos del Señor de los ejércitos.  Habéis vivido lujosamente sobre la tierra, y habéis llevado una vida de placer desenfrenado; habéis engordado vuestros corazones en el día de la matanza.  Habéis condenado y dado muerte al justo; él no os hace resistencia.¡ Terror debería darles quedarse con el alimento ajeno! Hebreos 10:31  ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!

Algo preciso, corto y claro expongo hoy para aquellos que poco o mucho creen en un ser supremo, nada de los que hoy está ocurriendo es casual, todo tiene su momento y su hora. Lamentablemente para nosotros los seres humanos, mortales, incrédulos de que existe una superioridad espiritual que tenemos descuidada al 100% y solo nos preocupamos en satisfacer el ser personal, con vanidades y circunstancias que a diario nos ofrecen. No soy pastor, ni cura ni nada que se le parezca; solo soy un ser humano que cada día que pasa y transcurre segundo a segundo le pido a DIOS que me oriente me haga un mejor ser y pido disculpas a él por los errores como cualquier ser humano pude haber cometido y que aun en este alquiler terrenal que tenemos todos puedo estar cometiendo. Para concluir, te confieso que cuando me senté hacer el artículo de hoy, no quería hablar de política ni de denuncias colectivas, porque sentía que era como siempre entrar en lo mismo, decidí compartir hoy esta bendición espiritual que sirva de mucho para todos y todas.

Suscribete a nuestra lista de correo!