Miembros del grupo yihadista Estado Islámico tras entregarse a las fuerzas afganas en Jalalabad, en la provincia de Kangarhar, el 17 de noviembre de 2019.

El ataque al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul el jueves ha puesto nuevamente los focos sobre el grupo Estado Islámico del Gran Jorasán o ISIS-K, como se le conoce en Estados Unidos, una facción declarada por la ONU como organización terrorista. Quiénes son y qué persiguen.

El Gran Jorasán es una región de Asia Central dominada por el Estado Islámico (que conforma algún territorio de Irán, Afganistán y Paquistán). La facción  local del EI surgió entre 2014 y 2015, según datos compilados por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Quiénes son sus cabezas visibles?

El primer líder del grupo era Hafiz Said Khan, ciudadano paquistaní, que fue nombrado primer emir.

Otros combatientes se unieron a Khan, como el ex líder regional talibán Abdul Rauf Khadim, lo que lleva a la rápida expansión de la facción.

Se cree que ISIS-K ha llevado a cabo cientos de ataques contra civiles en Afganistán y Pakistán, así como numerosos enfrentamientos con las fuerzas estadounidenses que aún se encuentran en Afganistán desde 2001.

¿Cuál es la posición de los Estados Unidos?

En la lucha para frenar el avance de ISIS en el Medio Oriente, Estados Unidos ha prometido intensificar los esfuerzos militares para allanar el camino para una retirada de tropas de Afganistán en al menos tres años.

En 2018, bajo el liderazgo del entonces presidente republicano Donald Trump, el secretario de Defensa Jim Mattis dio a conocer parte de la estrategia estadounidense para un ansiado alto el fuego contra los talibanes.

«Si los talibanes aprovechan al máximo el alto el fuego en beneficio del pueblo afgano, entonces gran parte de los activos de vigilancia que tenemos podrían ser desviados a ISIS, al-Qaeda y otros terroristas extranjeros que no están … en Afganistán», explicó. Mattis.
En ese momento, el Pentágono estimó que el Estado Islámico de Gran Khorasan tenía alrededor de 2.000 combatientes, pero los funcionarios afganos estiman que para ese momento, el número de estos insurgentes había superado las estimaciones de Washington.
Resoluciones de las Naciones Unidas

El 14 de mayo de 2019, el Comité del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas agregó «individuos, grupos, empresas y organizaciones» ISIS, Al-Qaeda y el Gran Estado Islámico de Khorasan a la lista de sanciones. Directamente, las Naciones Unidas anunciaron congelaciones de activos y prohibiciones de viaje para docenas de los principales líderes del ISIL-K.

Las sanciones se basan en «actividades en curso y numerosos actos delictivos terroristas destinados a matar a civiles inocentes y otras víctimas, destruir bienes y perturbar gravemente la estabilidad» en la zona de la región.

Comentar