Al menos nueve prisioneros han muerto en Gran Bretaña después de recibir coronavirus, según un balance informado el martes por la oficina de la AP, días después de que el gobierno anunció el plan de liberar a 4.000 prisioneros para evitar brotes epidémicos en las cárceles británicas.

Las muertes ocurrieron en Littlehey (Cambridgeshire), Birmingham, Mancherster, Merseyside, Belmarsh (sureste de Londres), las cárceles de Nottinghamshire y una prisión para mujeres del condado de Durham, informó PA.

Según las cifras actualizadas el domingo, más de 100 presos en 12 cárceles han sufrido la enfermedad, al igual que varios funcionarios y personal de la prisión. Por esta razón, cientos de prisioneros prefieren quedarse en sus celdas y no salir a áreas comunes.

En las cárceles, es casi imposible aplicar las medidas de distancia recomendadas por la OMS o lavarse las manos con frecuencia. Como resultado, el gobierno anunció durante el fin de semana su plan para liberar a 4.000 prisioneros de las cárceles de Inglaterra y Gales para contener la propagación.

Todos los detenidos tienen bajo riesgo, les quedan menos de dos meses para cumplir su condena y todos serán monitoreados con tobilleras electrónicas para identificar su posición, aclaró el Departamento de Justicia. El anuncio también llega a mujeres embarazadas.

Trabajadores de la prisión de Birmingham (REUTERS/Darren Staples)
Trabajadores de la prisión de Birmingham (REUTERS/Darren Staples) 

“Se trata de una medida sin precedentes”, resaltó el secretario de Justicia, Robert Buckland, “porque si el coronavirus se apodera de nuestras cárceles, el sistema sanitario británico podría acabar desbordado”.

Irlanda del Norte también se ha sumado a la iniciativa y pondrá en libertad a 200 de los 1.500 presos que mantiene en sus cárceles.

Días atrás, la Asociación de Oficiales de Prisiones de Reino Unido (POA, por sus siglas en inglés) comparó el riesgo de infección en las prisiones del Reino Unido con el de los cruceros

Reino Unido elevó este martes el balance del Covid-19 a 6.227 muertes, mientras los contagios superan los 50 mil. En tanto, el premier Boris Johnson continúa en terapia intensiva.

Compartir en Fevalike