Con apenas 17 mil votos, Germán Coutinho quiso hacerse de la intendencia. Los salteños pensantes e inteligentes no lo votaron y los 38 mil votos que le prometió al CEN colorado, no existieron y jamas iban a existir.

Coutinho dejo a la mayoría de los salteños en una incomoda posición con un nuevo gobierno frenteamplista que ha sido el peor de los últimos años en el departamento. La compra de votos con canastas, materiales de construcción, camiones y camiones de relleno que han entregado en diferentes barrios de la ciudad según se ha denunciado, ha permitido que Andrés Lima que hizo una campaña corrupta, ganara la comuna salteña.

El ego y la intención de Coutinho de acomodar en cargos públicos a sus compañeros de formula y a los amigos de la vida, provocó un daño terrible a los salteños. Siempre fue consciente que no ganaba, no llegaba y que estuvo último siempre pero jamás pensó en los salteños sino en el mismo.

Los votantes de Salto le dijeron no y el Partido Colorado quedó muy mal parado en el departamento con un alto porcentaje de ser extinguido por la ciudadanía y sin posibilidades volver a competir. Si no existe renovación urgente y se logra erradicar a todos sus dirigentes y se piensa en nuevas figuras, rostros y personas con capacidad y estudio, no hay dudas que jamás volverá a ser gobierno.

Salto comienza a partir de hoy una era de  incertidumbre y se lo deben agradecer a Germán Coutinho y a sus amigos que no pensaron en el progreso y desarrollo de esta hermosa ciudad.

Compartir en Fevalike