Inicio Locales Se cumplen hoy 6 años en que Coutinho sumía a la comuna...

Se cumplen hoy 6 años en que Coutinho sumía a la comuna en una profunda crisis económica

La situación en el 2014, llevó al atraso con proveedores de estaciones de servicio, barracas, imprentas e incluso, se tuvo dificultades para dar cumplimiento a la totalidad de las remuneraciones que percibían los funcionarios municipales.

848

Con un déficit presupuestario de $ 600 millones en el año 2014-2015, la administración Colorada de Germán Coutinho se enfrentaba a una huelga general de sus funcionarios debido a la demora en el pago de los salarios. Aunque las autoridades afirmaron que el incumplimiento había sido causado por un error de transferencia bancaria, Adeom por su parte, sostenía que el municipio sufría una profunda crisis económica.

La situación en el 2014, llevó al atraso con proveedores de estaciones de servicio, barracas, imprentas e incluso, se tuvo dificultades para dar cumplimiento a la totalidad de las remuneraciones que percibían los funcionarios municipales.

El despilfarro en dinero que la administración del ex intendente Germán Coutinho provocó, dejaba a la comuna en esos años en bancarrota. Coutinho premiaba a sus directores con altas compensaciones que en esos años (2014-2015), sobrepasaba los sueldos en más de $ 100 mil pesos (teniendo en cuenta la calidad de vida de los uruguayos de la época) como así también, otras retribuciones como la dedicación “full time”.

En ese entonces el gremio municipal, un partido político que opera encubierto dentro de la propia comuna, estaba preocupado por la entrada constante de personal nuevo. Adeom expresó en ese entonces su temor de que si el personal continuaba ingresando, el pago de salarios podría complicarse aún más por la falta de liquidez.

La Exsecretaria General Cecilia Eguiluz ante estos manifiestos, había salido al cruce y declaró que el paro de los trabajadores tenía una finalidad política, y señaló que varios de los dirigentes de Adeom integraban listas partidarias.

Sin embargo la intendencia comenzaba a derrumbarse no pagando los salarios ni tampoco las retenciones judiciales.

Fue todo tan apresurado un día del 2014, que llevó a la intendencia colorada a regularizar de forma apresurada el pago a los funcionarios que revestían en los municipios de San Antonio, Belén, Constitución, Lavalleja y Mataojo. Pese a los esfuerzos por juntar peso por peso, no se habían podido pagar a los trabajadores de las termas del Arapey y de las áreas de “Cultura” y “Contralor”.

Como para todo se tenía un AS en la manga, culpan al Ministerio de Economía por errores en los traspasos de fondos a la cuenta de la Intendencia, por un monto de más de 6 millones de pesos. Si así fuera y la cartera hubiese pagado en fecha ese monto, de igual manera no alcanzaba ya que se necesitaban 60 millones para pagar todos los salarios.

Un capricho de Coutinho en decidir cobrar el boleto de ómnibus a 6 pesos, la intendencia tuvo serias dificultades para el mantenimiento de las unidades por la falta de rubro para la compra de repuestos. Incluso se mencionó que hubo dificultades de contar con el combustible para la flota de vehículos municipales.

A raíz de ello, la Junta Departamental le votaba a Coutinho cinco fideicomisos y uno de ellos, era precisamente para contar con recursos en casos de emergencia, pero hasta el día de hoy, no se sabe que fin llevó ese dinero.

Con el caos en la puerta, Adeoms, se aprestaba a orquestar una sucia jugada en contra de la administración de Coutinho y se plegaron en su totalidad al paro que estos habían decretado. Hubo una concentración frente a la sede de la intendencia y luego se dirigieron a pie hasta hasta donde se encontraba la oficina de Germán Coutinho. Luego, los funcionarios celebraron una reunión general en la que decidieron exigir el pago del salario todos los 28 de cada mes. Incluso, habían amenazado que si en esa jornada no se terminaban de liquidar todos los salarios, al viernes siguiente de esa semana y a partir de las 0 horas, se retomaba el paro de brazos caídos en todos los sectores de la administración. El ex intendente Coutinho argumentaba que hubo una mala transacción bancaria, que en lugar de llevarse a cabo en el Banco República se había realizado en el Banco Comercial. Esto no convenció al gremio porque les parecía ilógico que la comuna tuviera cuentas en bancos privados.

Juan Carlos Gómez que era el presidente de los municipales, dijo a raíz de ésta andanada de irregularidades y pasos en falsos que daba la comuna colorada, que la situación planteada se debía a un problema económico en el que el déficit fue de $ 60 millones en 2010 pasando a más de $ 600 millones en el año 2014.

La aceptación electoral que tenía Coutinho por esos años era del 70% pero como consecuencia de su mala gestión y la de sus correligionarios, comenzaba a visualizarse un descontento de los municipales y de miles de salteños que habían dado su voto.

El orquestado plan de Adeoms para derrocar a la intendencia colorada llega a su fin con resultados positivos, y culminaba una administración que dejaba a Salto en el podio de la desesperación con un déficit millonario que sus ciudadanos debieron hacer frente en los años siguientes.

Compartir en Fevalike

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí