Las tareas policiales se desarrollaron principalmente en el barrio Don Atilio de Salto, donde traficantes de drogas se habían establecido en el último tiempo.

En allanamientos realizados en las últimas horas, la Policía logró capturar a dos de los principales miembros de la banda, con sus respectivas familias, en un trabajo conjunto que contó con el apoyo de la Jefatura de Policía de Artigas. En este departamento detuvieron al cabecilla del grupo narco.

Luego de recabarse todas las pruebas contra estas personas, fueron llevadas ante la Justicia y así se formalizó a un total de once personas, nueve de ellas condenadas y tres con prisión preventiva, según informaron a UNICOM fuentes de la Jefatura salteña.

A su vez, se incautaron diversos tipos de sustancias prohibidas que superan los tres kilos entre cocaína, pasta base y un kilo de marihuana; dinero, balanzas de precisión, binoculares, handys con frecuencia policial, vehículos, armas y “municiones con superior poder letal al utilizado por la Policía”, expresaron en un comunicado los jerarcas.

Inteligencia Policial aplicada

Estas tareas fueron encabezadas por la Unidad de Investigaciones y el Departamento de Delitos Complejos de la Dirección de Información Táctica de esa Jefatura, contando con la coordinación de las Fiscalías de Primer y Tercer Turno y llevó varios meses de preparación.

Entre los datos que surgen del informe entregado por la Policía a la Fiscalía de Tercer turno se encuentran los enfrentamientos entre grupos dedicados al tráfico de drogas y de armas de fuego, registrados en los últimos tiempos ,y el accionar de esta operación “Gato Negro” se debió a que se contaban con pruebas suficientes, así como también a precauciones tomadas por la Jefatura, previniendo que el accionar de estos grupos atentara contra la seguridad pública.

Instancia Judicial

En el marco de las operaciones realizadas, la Justicia condenó a Pablo César Pintos Palacio como autor responsable de un delito de tenencia de estupefaciente no para consumo, un delito de tráfico interno de municiones, un delito de receptación y un delito de hurto de energía eléctrica, todos en régimen de reiteración real a la pena de tres años y dos meses de penitenciaría efectiva.

A su vez, detuvieron y deportaron al ciudadano brasileño Edison Luiz Massen Dos Santos, un hombre con antecedentes por narcotráfico y homicidio, quien se encontraba fugado del Centro de Reclusión de Uruguaiana, en Brasil y que también estaba vinculado a este grupo criminal y su accionar en nuestro país.

Conjuntamente con los mencionados fueron judicializadas otras nueve personas.

Compartir en Fevalike