Inicio Latinoamérica Sequía de presas agrava crisis hídrica en norte de México

Sequía de presas agrava crisis hídrica en norte de México

78
Tu colaboración económica es importante para seguir avanzando. DONAR LO QUE PUEDAS



Cuando un moderno bulevar a las orillas de la presa La Boca se inauguró hacia finales de 2021 en la localidad norteña de Santiago, en México, la comerciante Leticia Rodríguez festejó la obra confiada en que le daría un nuevo impulso a su restaurante.

Meses después, su celebración se convirtió en una pesadilla. Las altas temperaturas y una severa sequía que azota el norte del país fueron secando hasta reducir a menos de 95 % la capacidad de La Boca, que a pesar de ser una presa pequeña, de 39 millones de metros cúbicos, tiene una importancia estratégica debido a que surte el sur de la ciudad industrial de Monterrey.

Embarcaciones encalladas entre largas extensiones de terreno resquebrado, un restaurante flotante enterrado en lo que fue un lecho lateral del embalse, y decenas de patos que escarban desesperados en una cada vez más mermada orilla en busca de algo de alimento es ahora lo que se puede encontrar en La Boca.

Otras Noticias
Perú busca restos de matanza que provocó condena a Fujimori

Monterrey, capital del estado de Nuevo León, hoy enfrenta una de las mayores crisis hídricas en más de tres décadas, lo que ha obligado a sus cinco millones de habitantes a vivir bajo cortes diarios de agua de más de 12 horas —en algunos casos hasta de semanas— y tener que abastecerse de cisternas y pozos subterráneos, lo que ha exacerbado el malestar entre los pobladores y las protestas callejeras.

A los problemas generados por la crisis hídrica se han sumado los impactos económicos que han alcanzado a muchas pequeñas empresas del sector turismo y servicios que tuvieron que cerrar luego de que la escasez de agua ahuyentó a los turistas y cayeron sus ingresos, lo que dejó en la calle a decenas de trabajadores.

Las dificultades con el agua no son exclusivas de Monterrey. Ante el empeoramiento de los suministros del vital líquido en varias regiones del norte y centro del país, la Comisión Nacional del Agua de México puso en vigencia esta semana un acuerdo de declaratoria de emergencia para aplicar medidas transitorias que permitan garantizar el abasto de agua en diferente regiones según lo que reporte el Monitor de Sequía, que ha reconocido que casi la mitad del país enfrenta problemas de sequía.

Una vista del embalse La Boca, que abastece de agua a la ciudad norteña de Monterrey está casi seco. México, el 9 de julio de 2022.

La sequía que golpea parte de México está asociada al fenómeno meteorológico de La Niña, que genera mucha o muy poca lluvia dependiendo de las condiciones de cada región y sus efectos se han intensificado por el cambio climático.

La crisis hídrica de Monterrey escaló esta semana luego que la presa Cerro Prieto llegó a menos de 0,5 % de su capacidad, lo que dejó al polo industrial sin su segundo mayor embalse y dependiendo de la presa de El Cuchillo, que está a 46% de su capacidad, según indicó a The Associated Press el arquitecto Juan Ignacio Barragán, director general de la agencia estatal Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey.

El profesor investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, Aldo Iván Ramírez, afirmó que aunque la crisis es preocupante, es “mucho mejor que en muchas otras localidades del país”, y agregó que en este caso se han encendido las alarmas por la importancia que tiene la ciudad como polo industrial que genera cerca del 12% del Producto Interno Bruto del país.

Ramírez recordó que en 1998 y 2013 Monterrey enfrentó otros episodios importantes de sequía, pero ahora la situación se ha complicado porque se perdió Cerro Prieto y se depende exclusivamente de la presa El Cuchillo, que tiene una capacidad de 1.200 millones de metros cúbicos.

Para ayudar en la contingencia el sector industrial del estado de Nuevo León se comprometió esta semana a aportar 24,7 millones de metros cúbicos de aguas subterráneas que tienen en concesión, mientras que el sector agrícola anunció que cederá la mitad de sus derechos de aguas subterránes a favor del estado.

Las autoridades y especialistas prevén que las próximas semanas serán las más críticas y reconocen que de demorarse el período de lluvias, previsto para la tercera semana de agosto, se tendrán que extender los cortes de agua y los suministros a través de cisternas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció el lunes que la situación en Monterrey “es grave” y por eso pidió más apoyo del sector privado tanto de quienes tienen agua para riego como de las empresas refresqueras o cerveceras que en algunos casos ya están cediendo agua pero en otros no”.

“Hay que seguir aportando e incluso detener la producción y dedicar todo el agua que se requiera a la gente”, indicó.

Los impactos colaterales de esta crisis ya se ha comenzado sentir. Así lo reconoció Rodríguez, quien es oriunda de Santiago, una pequeña localidad vecina a Monterrey, y propietaria desde hace dos décadas de un restaurante ubicado frente a La Boca. La comerciante relató que los alrededores de la presa, que solían estar repletos de cientos de turistas que cada fin de semana se concentraban en el lugar para pasear en bote, practicar canotaje o esquiar, ahora están desolados.

“Desde que hicieron el malecón fue como una maldición”, afirmó Rodríguez, de 54 años, mientras señala la estructura abandonada de un restaurante que operaba sobre las aguas de La Boca que debió cerrar este año luego que se vació la mayor parte de la presa y dejaron de llegar los turistas.

“Para mí esto es peor que en la pandemia porque por lo menos en la pandemia había gente”, dijo la comerciante al relatar que durante los meses que se impuso la cuarenta por el coronavirus pudo mantener a flote a su restaurante gracias a los pedidos para llevar, pero que al secarse la presa se fueron los clientes y sus ventas cayeron al suelo, lo que la obligó en abril a despedir a la mayor parte de sus empleados y asumir junto a su esposo e hijos el manejo del local.

“La única esperanza es que llueva. Que llegue así sea una colita de un huracán para que se recupere la presa porque eso es lo que más nos está matando”, dijo Rodríguez al reconocer que el futuro de su única fuente de ingreso es incierto.

Sentado en una de las de sillas de un viejo muelle flotante, que cerró al secarse la presa, Juan Pérez, un habitante de Santiago de 65 años, admitió que aún no se acostumbra al cierre del lugar donde laboró por años llevando turistas para pasear en los botes. Pérez fue uno de los 60 trabajadores que quedó desempleado al quebrar el negocio de las embarcaciones. Ahora el humilde habitante sobrevive trabajando como empleado de limpieza de la alcaldía de Santiago.

“Da tristeza ver esto así… es peor que un cementerio”, dijo Pérez tras recordar la algarabía que generaban los cientos de turistas que cada fin de semana acudían a la presa y cómo el festivo ambiente fue reemplazado por la desolación.

Ante el agravamiento de la crisis las autoridades han intensificado los esfuerzos para buscar fuentes de agua. Es así como desde el pasado fin de semana se inició la colocación de un sistema flotante de bombeo horizontal que tratar de sacar de La Boca unos 400 litros agua por segundo para llevarlos a través de tuberías a Monterrey, informó el ingeniero Raúl Ramírez, cuya empresa está trabajando en la instalación del sistema.

“Esto fue algo que se avisó desde el año pasado, sobre la posibilidad de que esto ocurriera, y desafortunadamente como sociedad no escuchamos, no quisimos entender”, afirmó Ramírez en medio un árido terreno, que fue hasta hace unos meses el centro de La Boca, y donde ahora un grupo de empleados de su empresa avanzan en la colocación del sistema de bombeo que estará activo hasta cierto límite para preservar la fauna acuática que aún queda en el lugar, según precisó el ingeniero.

Con la pérdida de Cerro Prieto, que es una presa mediana de 300 millones de metros cúbicos de capacidad que suministraba agua a cerca del 10% de los habitantes de Monterrey, el panorama tiende a complicarse, admitió Barragán.

En condiciones normales 60% del agua de la ciudad venía de las presas, y 40% se obtenía de pozos profundos, pozos someros y algunos túneles filtrantes, pero ahora esa situación cambió.

Sobre los planes de contingencia que se aplicarán ante la pérdida de Cerro Prieto, el director general de la agencia estatal explicó que en las próximas dos semanas las autoridades trabajarán intensamente para llevar pipas de agua a las zonas más alejadas y más altas que constituyen 8% de los barrios de Monterrey y asegurar así un abastecimiento básico.

La crisis hídrica que enfrenta Monterrey tomó por sorpresa a la mayoría de sus pobladores que no contaban ni siquiera con tinacos o pequeños tanques para almacenar agua. Ahora muchos han comenzado a adoptar acciones para ahorrar el agua y sacarle el mayor provecho.

“Creo que esta crisis ha hecho pensar muchísimo a la gente. No quisiera ver que viene un huracán y que se alivia esta crisis y que todos la olviden porque eso es lo peor que nos puede suceder”, concluyó el académico.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Tu colaboración económica es importante para seguir avanzando. DONAR LO QUE PUEDAS


Hola,
Encantados de conocerte.

Lo invitamos a registrarse para ser parte de nuestra comunidad y recibir noticias matutinas y notas clave del día por correo electrónico.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.