El expresidente de la República por el Frente Amplio, Tabaré Vázquez, organizó una nueva videoconferencia a través de la plataforma Zoom para el interior del país, donde nuevamente comparó el gobierno del expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera y el del actual presidente Luis Lacalle Pou, donde destacó «claras similitudes», pero esta vez profundizó su análisis y presentó cifras dejadas por el gobierno nacionalista de los 90.

Luego, el expresidente se refirió al proyecto de ley de finanzas nacionales, que se encuentra en discusión estos días en el Parlamento, donde llamó a estar «atentos» y «alertas» para «trabajar duro y juntos», a fin de para presentar una «oposición positiva». Además, aseguró que el presupuesto nacional «es la ley más importante» ya que «está en juego el futuro de la ciudadanía». Y agregó: «El gobierno actual está entusiasmado con la transparencia, pero hay oscurantismo en el tema».

Posteriormente, Vázquez pidió un análisis del presupuesto actual «desde lo más básico hasta lo más complejo», pero no solo en números, sino también desde el punto de vista de la filosofía política e ideológica.

Después de todo su análisis y la comparación entre los dos gobiernos, que ya había hecho en ocasiones anteriores, Vázquez citó al ministro de Trabajo y Previsión Social, Pablo Mieres, en referencia a que el ministro suele decir que el El crecimiento comenzará a notarse a partir de 2021 o 2022. En este sentido, Vázquez se preguntó quién reemplazará lo perdido para esa fecha. “Bajarán los ingresos de los hogares, bajarán las pensiones. ¿Quién los reemplazará? No se preocupe, ¿quién sufrirá más? Los sectores que el gobierno dice que quiere apoyar más”, dijo Vázquez.

Además, argumentó que el presupuesto se elabora «en el supuesto de que el próximo año no tendremos más restricciones» debido a la pandemia de coronavirus y que el flujo de personas y los diversos indicadores de la economía funcionarán con normalidad. , lo que ayudaría a levantar la economía, pero, según Vázquez, es un «optimismo infundado».

«No podemos ser, no me refiero al adjetivo, que ante tantas incertidumbres, estamos preparando un proyecto quinquenal y no respondemos a un diálogo nacional para trabajar juntos para superar este dramático ejemplo», un añadió.

En este sentido, el expresidente dijo que el Frente Grande había extendido la mano para trabajar con el gobierno, pero le llamó la atención el «orgullo» que mantenía al permanecer «callado» y no responder a la convocatoria de la colaboración de su partido político.

«Esperamos que el gobierno salga de su silencio y acepte la mano extendida por la FA para el diálogo nacional», concluyó.

Compartir en Fevalike