Tallarines Caseros con Salsa Cuatro Quesos


352

Un clásico del recetario italiano que mezcla sabores del mundo

Son los reyes de la pasta, el alimento base de los italianos, que llegan a consumir anualmente 26 kilos por persona. Una cantidad que dobla la cantidad ingerida por los venezolanos, segundos en el ranking a nivel mundial.

Con fecha en el calendario gastronómico mundial, concretamente el 25 de octubre, la pasta no es una receta fácil de preparar a pesar de elaborarse tan solo con harina y huevo. Por cada 100 gramos de harina, necesitaremos un huevo, agua y un toque de sal. Una vez mezclado estos ingredientes, el amasado juega un papel fundamental para que la masa quede elástica. Otro punto a tener en cuenta es su cocinado, agua hirviendo con sal, unos 100 ml por cada 100 gramos de pasta, y el tiempo justo de cocción para que la pasta quede al dente.

Como bien saben en Italia, el corte es importante para la creación de diferentes variedades, desde los pappardelles, algo más anchos, hasta los tagliatelles, pasando por los fettuccines, linguines o capelli d´angelo (cabello de ángel), muy finos y de rápida cocción.

La salsa también requiere su elaboración, a fuego lento. Funde unos trozos de quesos del mundo y termina unos tallarines caseros con unas cucharadas de queso parmesano rallado. ¡Buen provecho!

También te puede interesar  La Habana, | Cuba | El paraíso de las motocicletas con sidecar de la Unión Soviética | FOTOS El Comercio | Mundo | Latinoamérica
Tallarines caseros con salsa cuatro quesos
Tallarines caseros con salsa cuatro quesos

Ingredientes para cuatro personas

Para la pasta de huevo

  • 400 g de sémola de trigo duro
  • 4 huevos
  • Harina para espolvorear y trabajar la masa

Para la salsa

  • 100 g queso emmental
  • 100 g queso azul
  • 100 g queso parmesano
  • 100 g queso cheddar
  • 150 ml de leche entera
  • 3 cucharadas de mantequilla.
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración paso a paso

  1. Tamizar la sémola y colocar sobre la superficie de trabajo. Hacer un agujero en el centro a modo de volcán.
  2. Añadir los huevos en el agujero y, con los dedos o un tenedor, mezclar poco a poco hasta integrar. Amasar para obtener una masa lisa, elástica y sin grumos. Envolver en film transparente y dejar reposar 30 minutos en la nevera.
  3. Dividir la masa en porciones y estirar cada una con un rodillo sobre la superficie de trabajo espolvoreada con harina hasta obtener láminas alargadas bien finas.
  4. Enrollar cada lámina, bien enharinada para que no se pegue, y cortar tiras finas de ½ cm de grosor con ayuda de un cuchillo grande y bien afilado. Separar bien unas de otras.
  5. Tomar varias tiras de pasta y enrollar en forma de nido, sin apelmazar. Dejar secar.
  6. Mientras tanto, preparar la salsa.
  7. Fundir la mantequilla en una sartén amplia y añadir la leche. Cuando comience a hervir, añadir los cuatro quesos, cortados en dados o rallados. Cocer a fuego suave hasta que estén fundidos.
  8. Probar el punto y ajustar de sal y pimienta si fuera necesario.
  9. Cocer los nidos de pasta fresca en abundante agua con sal, un litro por cada 100 g de pasta. El tiempo depende del grosor de la pasta, pero oscilará entre 4 y 8 minutos.
  10.  Retirar la pasta del agua e incorporar a la sartén con la salsa. Saltear para que se impregne bien por todos lados y servir inmediatamente.
También te puede interesar  España: Facebook elimina tres redes de ultraderecha con casi 1,5 millones de seguidores | Mundo | Europa

‘Armonías en Sabores y Fragancias’. Por Juan Muñoz Ramos.

Despertamos del típico letargo invernal con brillo y aromas, para proponer esta receta de pasta cremosa y necesitada de acidez, brillo, fruta y frescura. Es el motivo de la elección del agua S.Pellegrino, porque nadie mejor que esta agua fina y sápida para equilibrar y aportar frescura al huevo y los quesos.

S.Pellegrino e Idoia Blanco
S.Pellegrino e Idoia Blanco

A su lado, junto al agua y el plato, un vino ganador de todas las guías y catas: el Idoia Blanco, sabroso coupage de Xarello, Chardonnay, Garnacha y Macabeo, con el fin de igualar cuerpo, untuosidad y acidez, gracias a su paso por barricas francesas. Como podréis saborear, todo es una unión de fragancias, sabores y texturas que rozan la perfección, porque la calidad no es solo para días señalados. La calidad, si aporta equilibrio y salud como es el caso, ha de ser un placer de diario.

También te puede interesar  Vaticano | Iglesia Católica | El Papa Francisco se reúne con refugiados y celebra comuniones en Bulgaria | Mundo | Europa

Trucos

  • Los quesos pueden variar al gusto del comensal. Se pueden usar mozzarella, manchego, grana padano, etc.
  • La sémola de trigo produce pasta más consistente y con más cuerpo, pero se puede sustituir por harina de trigo común o por una mezcla de ambas.
  • Dejar la pasta por debajo del punto de cocción, se terminará de cocer en la salsa.
  • Según utilicemos sémola o harina y según el tamaño de los huevos, la masa admite más o menos cantidad de líquido. Si queda pegajosa, añadir un poco más de harina/sémola. Si queda seca, añadir un poco de huevo batido o agua.

Y no te pierdas la Tarta Vertical de Chocolate negro, aquí puedes encontrar la receta paso a paso.

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

The post Tallarines Caseros con Salsa Cuatro Quesos
 appeared first on The Gourmet Journal: Periódico de Gastronomía.