“Tengo útero, dos hijos y soy trans”| La historia de una bailarina y un boxeador que rompen prejuicios en un barrio de Paraná

516
Se conocieron a través de las redes sociales. Hace tres años que viven juntos en un FoNaVi de Entre Ríos junto a un hijo de ella. Ambos, militantes de las cuestiones de género, crearon una biblioteca popular de la diversidad.

Nora y Esteban están juntos hace tres años. Se toman con humor los prejuicios y luchan desde el barrio fonavi El Sol, de Paraná, por la integración, por la igualidad y por la diversidad. Él es exboxeador y cineasta. Ella es bailarina y etnografista, tuvo dos hijos con una pareja de la que se separó por violencia familiar. A los dos chicos los cuidaron “las tías gays y travestis” que vivían con ellos y que se ocupaban mientras Nora salía a trabajar.

Antes de empezar la nota, ella aclara: “Tengo útero, dos hijos y soy trans”. Aunque la gente vea y piense que soy cisgénero, mi universo es un universo transgénero. La identidad es una construcción que nos atraviesa a través del tiempo. Mi identidad va mas allá de mi genitalidad. Tiene que ver con ser transgénero, fue una decisión desde muy joven. Después de muchos tránsitos de vida, quedé con dos hijos para criar y mi lugar de contención sin duda fue en mi universo más cercano trans y homosexual”.

Según la ley argentina, se entiende por identidad de género la vivencia interna e individual del género tal y cómo cada persona la siente. Si la genitalidad coincide con la autopercepción de género, la persona es cisgénero. “La construcción transgénero es un construcción distinta, puede tener mil variantes. La persona se identifica como trans porque difiere de lo que la sociedad ha construido. Puede ser contrario o distinto. Esto que hace unos años se hablaba en las universidades, hoy lo tienen incorporado algunos estados como la Argentina, con la ley de identidad de género que dice que el sexo no depende de la genitalidad, depende de la vivencia”, explica María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo CABA y Secretaria General de la FALGBT a TN.com.ar.

Esteban es un exboxeador reconocido de Entre Ríos, que le escribía mensajes por las redes porque le gustaba. Ella subía fotos de sus presentaciones como bailarina y pasista en la comparsa y un día aceptó salir con él. Lo primero que le dijo fue que su familia estaba integrada por gays, lesbianas y transgéneros y que también estaban sus dos hijos Tadeo y Ciro. Ella vivía desde siempre en el barrio El Sol donde además de dar casa a chicas que están en situación de calle, fundaron la biblioteca Pedro Lemebel. “Vivimos con Tadeo y algunas chicas trans porque la casa funciona como refugio”, cuentan.

Te puede interesar  Se suicidó el hijo mayor de Fidel Castro

De su primer marido se separó por situaciones de violencia. “Fue una pareja que me dejó secuelas muy fuertes tanto físicas como emocionales. Cuando lo dejé, descubrí que estaba embarazada de mi segundo hijo. Mi hijo mayor es animador de cine y el segundo es bailarín profesional del Ballet Nacional Sodre del que fue director artístico Julio Bocca. Ciro vive desde muy chico en Uruguay. Es bailarín y no es gay”, aclara riéndose de los estereotipos.

Sus hijos fueron criados por personas trans. “Las niñeras, las tías fueron siempre travestis que los formaron como personas, con valores. Tuvimos que afrontar muchos prejuicios y situaciones como cuando uno de los chicos estaba en primer grado y la maestra me denunció porque no le gustaba quienes me ayudaban con la crianza de ellos. Los chicos fueron llevados a la cámara gesell. Pudimos demostrar que los niños estaban en perfecto cuidado con una familia perfecta. Por eso yo defiendo la familia diversa porque uno cría a partir del amor y no de la decisión sexual que tiene”.

Nora y Tadeo, su hijo mayor, con el que vive en su casa en Paraná.
Nora y Tadeo, su hijo mayor, con el que vive en su casa en Paraná.

Fomentan la diversidad y trabajan por la integración en el barrio través de la biblioteca “Pedro Lemebel”. “Somos una tribu, donde hay un montón de identidades femeninas y transgéneros. Somos una familia que se construye en el amor mas allá de los lazos legales. Más que ensamblada, somos una familia elegida desde el alma”, confiesan los protagonistas de la nota.

Según cuentan, el barrio ha ido aprendiendo a crecer con la solidaridad de la familia. “Somos los que siempre estamos para ayudar al vecino. Hemos ido así construyendo espacios, hemos construido cultura, comparsas, batucadas y Tadeo, su hijo más grande quería tener una biblioteca, era una cuenta pendiente que pudimos saldar cuando lo conocí a Esteban. Su apellido estuvo desde siempre ligado al radicalismo, al boxeo y a la pirotecnica. Empezó a boxear desde los 13 años y a luchar por cuestiones sociales. Cuando nos conocimos se comprometió con la causa y se volvió un militante de las cuestiones de género”.

Te puede interesar  La despedida de la madre del joven asesinado por su exnovia en Gualeguaychú: "Hasta luego, mi vida"

Esta es la primera de una serie de notas sobre las historias de Esteban, Nora, su familia y la biblioteca “Pedro Lemebel” que inauguraron en el barrio El Sol de Paraná.

Con mamá y papá. Con hijos. Sin hijos. Con mamá y mamá. Con papá y papá. O con un@ o con otr@. Cada familia es un mundo. Un mundo de amor con su propia dinámica, sus propias reglas y sus propios manuales. En “Somos familia” las queremos a todas y queremos que todos ustedes las conozcan.