Cuando el gobierno decretó la suspensión de clases hasta el 13 de abril pecó de optimista. La propagación del virus coronavirus COVID-19, la aparición de los primeros muertos y la multiplicación de casos positivos hizo que el presidente Luis Lacalle Pou apareciera en escena para borrar la fecha de un plumazo y confirmar que la suspensión era indefinida.

Desde ese momento Lacalle trabaja en línea directa con el Ministerio de Educación y Cultura y el Ministerio de Salud Pública para garantizar el pronto retorno de los alumnos a los salones y el plan comenzará por el Interior, donde el número de alumnos y de casos es mucho menor a Montevideo.

Incluso hay siete departamentos que no registran casos positivos de coronavirus y que serían los señalados para dar comienzo a este plan piloto de regreso. Ellos son San José, Artigas, Treinta y Tres, Tacuarembó, Florida, Durazno y Río Negro.

Si bien la decisión no depende únicamente del Ministerio de Educación y Cultura ya que el Sistema Nacional de Emergencias y Salud Pública tienen un peso fundamental, la intención es que las clases retornen de forma paulatina comenzando en aquellos puntos donde la movilidad sea mínima con un calendario rotativo.

Fuentes del gobierno explicaron a ECOS que se buscará implementar un calendario rotativo en los días de forma que asistan alumnos de diferentes grados sin cruzarse, dejando uno o más días para la limpieza y desinfección de la escuela.

Compartir en Fevalike