Este fin de semana se produjeron incidentes en Sarandí Grande (Florida), luego de que la Policía respondiera al pedido de vecinos y autoridades del municipio norte por las aglomeraciones, ruidos molestos y desmanes que terminaban incluso con algunos asistentes haciendo sus necesidades en la puertas de los comercios.

Según informó FloridAdiariO, este fin de semana se produjo un descontrol que terminó en agresión a la Policía, 300 documentados, seis detenidos, intervención del Grupo de Respuesta Táctica y el uso de munición no letal para disuadir la situación. Un video de Leonardo Albano muestra parte de los incidentes.

Los vecinos y comerciantes de la ciudad de Sarandí Grande habían planteado a la Jefatura de Florida esta problemática, al notar que los jóvenes de esa ciudad se reunían en la avenida central y generaban ruidos molestos.

En respuesta a ello, el comando Jefaturial, en conjunto con la seccional 4ta, realizó una serie de acciones para prevenir estos hechos.

El viernes pasado la Policía documentó a más de un centenar de personas, a quienes les explicó la importancia del cuidado de los espacios públicos, la convivencia ciudadana, la higiene del lugar, la exhortación por ruidos molestos y la aplicación del decreto sobre la necesidad de evitar aglomeraciones ante la emergencia sanitaria, señaló el medio floridense.

También se realizaron controles en locales comerciales para regular la prohibición de expendio o suministro de bebidas alcohólicas entre las 00:00 y 06:00 horas.

El problema ocurrió en la madrugada del domingo, luego de que el sábado de noche se llevara adelante el segundo día de controles. Esa noche se documentó a otras 200 personas y se incautó una moto.

Pese a ello, en la madrugada había más de 300 personas en la Avenida Artigas entre las calles Rivas y Azuaga, haciendo caso omiso a las advertencias.

Cerca de las tres de la mañana se originó una riña entre grupos de jóvenes que se encontraban en la vía pública, por lo que tuvo que intervenir la policía.

A partir de ese momento, parte de la multitud comenzó a agredir de forma verbal a los efectivos policiales, arrojando envases de cerveza. Una de ellas impactó en uno de los vehículos policiales, y luego alguien agredió al encargado de la seccional.

Debido a ello, concurrió un grupo de reacción perteneciente al G.R.T (Grupo de Respuesta Táctica) a fin brindar apoyo. Así, se logró disuadir al público que se encontraba presente.

La Policía indicó que en el lugar se debieron efectuar disparos con munición no letal para disuadir la multitud, aunque ninguna persona resultó lesionada.

Como resultado del operativo, se detuvo a seis jóvenes, que luego quedaron liberadas y emplazadas.

Declararon ante la sede judicial tanto los detenidos como los agentes policiales. La Policía anunció que seguirá con la tarea de «lograr una pacífica convivencia ciudadana, evitar aglomeraciones» y cuidar los espacios públicos.

Compartir en Fevalike